Chicas Conectadas a la webcam

martes, 18 de agosto de 2009

El morbo de ser obsevado

Martes de verano por la tarde. Me encuentro acopañada en la zona rocosa pegada al mar. No se trata precisamente de una playa pero si de un lugar bastante concurrido por vecinos de la zona, para darse un baño y tomar el sol.
Después de darme un baño, aprovechando que el agua no estaba excesivamente fria, pero si lo suficiente para refescarme, del calor de la tarde veraniega. Regreso al lugar donde he tendido mi toalla para tomar el sol en buena compañía.
En esas rocas tomar el sol, de la forma que mas apetezca está permitido. Así que retiré todos mis atuendos, y me dispuse a tomar el sol, tal como dios me trajo al mundo. Para el resto de los vecinos de rocas, era una mas que hacía desnudo integral.
Un momento de romanticismo me hace olvidar por instantes que no estamos solos. Nos besamos, lo rodeo entre mis piernas, y se me va el santo al cielo cuando me doy cuenta que se encuentra acariciando mis zonas erógenas mas escondidas.
Repentinamente reaccionamos, y volvemos a pisar tierra firme, pero sin parar observamos a nuestros vecinos de playa, ubicados en diversos puntos de las rocas. Al norte una pareja que no se enteraba de mucho, y una familia entera bastante mas alejados como para no percibir lo que ahí sucedia. Al sur, algo mas alto que nosotros, otra parejita sin campo de visión suficiente, como para darse cuenta que poco mas abajo estaba ardiendo algo.
Al Oeste un hombre de unos casi cuarenta años, que si se daba cuenta que ahí pasaba algo, y que aunque no podía ver exactamente lo que era, debía estarlo imaginando claramente. Y al Sureste, por un sendero que recorre toda la zona rocosa hasta la playa, un chico que dentro de su poca visión, solo podía visualizar perfectamente mi desnudo integral, e imaginar lo que a mi me tenia con cara de extasis, llevándolo a dar paseos de un lado al otro del sendero, tratando de ver claramente lo que ahí sucedia.
No dejo de reconocer, que aparte del placer que sentía por lo bien que me lo estaba pasando, toda aquella situación de saber que no podían ver realmente lo que sucedía me daba un morbazo impresionante....
Ha sido mi primera experiencia excitándome a los ojos de todo el mundo, sin que nadie pudiera ver realmente que estaba pasando, mas si imaginarlo... No me arrepiento, porque la he disfrutado gratamente, mas de lo que yo misma podría imaginar, y seguramente me anime a repetir... Así que si alguno no ha probado lo animo a que lo haga, podeís divertiros mucho y disfrutarlo mucho mas...